LasElegidas Escorts y Acompañantes en Argentina
  • 20 de abril 2015
    Amor del pasado...

    Yo de chico tenia una novia, el cual la ame como a nadie, de ves en cuando me acordaba de ella, pero paso muchísimo tiempo, yo tenia 17 y ahora tengo 45 y desde que nos separamos nunca volví a saber de ella, la ultima noticia que tuve supe que se había casado.
    Una tarde, recibí una llamada por teléfono, al contestar era la voz de un hombre que pregunto por mi y al decirle que yo era me dice.
    =Perdón por la molestia, yo soy fulano de tal y me he atrevido a llamarte. Te acuerdas de ....?.
    Al escuchar su nombre me trajo aquellos hermosos recuerdos de lo felices que éramos entonces.
    =Si si me acuerdo Porque?
    =Si no tenes inconveniente. Podríamos conocernos? Yo soy el esposo de ella y me gustaría hablar vos.
    =Pero para que? No te entiendo, ya hace mucho tiempo que no se nada de ella. Como esta?
    =No puedo decir por teléfono, podríamos vernos hoy en la tarde? Esta es mi dirección Podes venir a las cinco de la tarde?
    Después de decirle que si, me quede pensando en la charla. Que querrá de mi? Como supo mi teléfono? Para que me llamo? en fin enterare cuando lo vea, durante todo el día no dejaba de pensar y cuando salí del trabajo me dirigí a la dirección que me dio, al llegar era no una casa cualquiera era una residencia, toque y salio una mujer y me dejo entrar, cuando entre en la sala estaba un hombre en silla de ruedas, se veía un poco mas viejo que yo, nos presentamos y me invito a sentar, la mujer me sirvió algo para tomar.
    =Te acordas bien de ella?
    =Si como no, como olvidarla.
    =Por ella se que se quisieron mucho y que hasta hicieron planes de casarse.
    =Si es verdad.
    Y seguimos platicando de ella, de como estaba y cosas de su vida y de su familia yo le contaba de mi y de mi vida y al rato me sorprendió por lo que me dijo.
    =Mira, yo ya tengo mucho tiempo en esta silla de ruedas y la razón por la que te llame es por lo mucho que se quisieron y te quiero pedir un grandísimo favor, claro yo lo entenderé si no quieres, pero no puedo decirle a nadie más. Te gustaría estar con ella? Desde que estoy en esta silla de ruedas no hemos hecho nada y yo se que ella siente las ganas de sentirse mujer, por las noche mientras ella piensa que estoy dormido se masturba, yo se que tiene ganas, pero yo no la puedo complacer. Me entendes?. Te gustaría vivir aquellos días?
    =Para mi no hay nada mas bello que poder estar con ella. Pero ella que piensa?
    =Ella no lo sabe, quiero vos la conquistes de nuevo tengo confianza en ti, tenemos un negocio que esta acá...... le dará gusto verte.
    =Ok.
    Me fui con un apretón de manos y salí.
    Al día siguiente me dirigí a la dirección, un restaurante, entre y me sente no sabia si preguntar por ella, pero no fue necesario, salio ella, pasaba por las mesas preguntando por el servicio, yo la veía. Que hermosa se veía, preciosa, igual que cuando nos separamos, la veía caminar por todas las mesa y cuando llego a la mía, me pregunto, nos veíamos ella no me reconoció.
    =Hola. (Le pondré María) Como estas?
    =Armando!!! Que sorpresa.
    Y para no alargar mas la historia, después de hablar un buen rato la invite a salir y acepto, nos fuimos a un lugar muy privado, nos sentamos tomando y hablamos y cuando comenzó la música, comenzamos a bailar, bailábamos muy pegados, que delicia tenerla entre mis manos, sin decir nada nos empezamos a besar, eran besos fogosos, con calentura a full, con pasión, con ganas de comernos uno al otro, pegamos nuestros cuerpos y parecía que nos cojeriamos ahí parados y entre tanta gente, pero no nos importaba nada, seguimos con nuestros deseos, nos sentamos y ella apoyo su cabeza en mi hombro, yo la abrasaba, ella suspiraba, de nuevo sentados comenzamos a besarnos y cuando separamos nuestras bocas.
    =Listo por favor, no sigamos más, no me siento bien haciéndole esto a mi marido, no se lo merece.
    Pero seguíamos besándonos.
    =Te quiero, te quiero, llévame a donde quieras quiero estar con vos, quiero tenerte dentro de mi, tanto tiempo sin verte, llévame sácame de acá.
    Pagamos la cuenta y salimos, nos fuimos al hotel mas cerca que había y entramos, de inmediato caímos en la cama, nos comenzamos a besar y nos fuimos quitando la ropa, al verla desnuda, veía ese cuerpo que por tanto tiempo fantaseaba, por fin la iba a ser mía, por fin, lo que nunca habíamos hecho hoy lo realizaríamos, la vi por rato largo, le empecé el cuerpo, el cuello, los pechos, fui bajando besando cada centímetro de su cuerpo, ella gemía de placer, yo quería prolongar lo mas que se pudiera para que no se terminara esa fantasía, ella se retorcía de lo caliente que estaba y cuando llegue a su vagina, la acariciaba con ternura con amor y cuando puse mi boca en ella, ella arquea el cuerpo.
    =Dios mío que placer tan maravilloso! así seguí haciéndomelo amor. Oh Dios! que hermoso es estar así.
    Yo empecé a chuparle la vagina con la boca, ella lloraba del placer, le metí un dedo mientras se la chupaba y ella mas gemía, se la mame por unos cinco minutos aprox. y cuando se acabo, parecía que no terminaba nunca, comenzó a gemir mas fuerte y quejarse yo seguía pegado no quería despegarme, ella tuvo una serie de orgasmos y cuando me decido no seguir mas, me acosté al de ella.
    =Que loco, Todo este tiempo pensaba en vos de como seria estar vos, me hiciste gozar a pleno.
    =Todavía no terminamos, ahora viene lo mejor.
    Me levante y me puse entremedio de sus piernas, le puse mi verga la concha, acerque mi cara a la de ella y besándonos, la comencé a coger, sus gemidos me hacían sentir que estaba gozando, se la fui metiendo despacio ella puso sus piernas alrededor de mi cintura y me atrajo a ella, dando un suspiro nos detuvimos, los dos nos comenzamos a mover y gozando como nunca, disfrutábamos de ese encuentro, ella movía la cabeza de un lado al otro me pedía que le diera que no parara que iba a acabar, yo ya no podía mas y de un golpe se la metí toda y le solté el chorro.
    =Así mi amor dámela dame toda la lechita, así que rico lo siento. QUE RICOOOOOOO..
    Cuando terminamos nos quedamos acostados por un rato y ella se puso a llorar de arrepentimiento por lo que hizo.
    =Amor. No te pongas mal, tu marido te quiere mucho, de el fue la idea de que estuviéramos juntos, por lo tanto que te ama y sabiendo que no puede complacerte, me busco y me dijo lo necesitada que estabas.
    =Cuando lo conociste?.
    =Ayer.
    Ya calmada de nuevo comenzamos otra ves.
    =Sabes mi amor, hay algo que te quiero dar, no pude darte mi virginidad pero si te puedo dar otro lugar virgen, el nunca me ha dio por la cola y quiero dártela toda para vos, quiero que me cogas por la cola.
    Contento la puse de perrito y con saliva me lo lubrique bien y se la empecé a meter por el culo, ella gritaba de placer pero al mismo tiempo me decía que siguiera haciéndolo, no fue fácil metérsela pero lo logramos, se la di por atrás hasta que le acabe adentro de el culo.
    Ya satisfechos los dos, nos separamos con la promesa de volvernos a ver y muy pronto.
    Esperando su llamada, que no tardo mucho esa misma tarde me llamo ella de nuevo para vernos en el mismo hotel ya había hecho la reservación.
    Gracias mi amor, por volver a mi.


    ESCRITO POR: Armando.



    Volver a Relatos








Escorts y Acompañantes LasElegidas


chicas escort Buenos Aires


Si quieres conocer LasElegidas, el lugar ideal para encontrar la compañía de Escorts, acompañantes del mas alto nivel erótico, masajistas, maduras, fantasias, travestis, hombres que te ofrecerán el mejor relax, escapate al placer y disfruta los momentos mas íntimos. Solo las mejores chicas, chicos, travestis independientes de Buenos Aires, Argentina. No somos una agencia de acompañantes, las escorts y/o acompañantes que publican en este sitio no tienen ninguna vinculación laboral o profesional con LasElegidas.com.


Copyright © 2017 LasElegidas.com Todos los derechos reservados.